Pies hinchados en personas mayores: ¿por qué ocurre y qué se puede hacer?

La hinchazón de los pies en personas mayores es un fenómeno común que puede derivar de diversas causas, generando molestias y afectando a la calidad de vida. A medida que envejecemos, nuestro cuerpo experimenta cambios fisiológicos y diversos factores pueden contribuir a la retención de líquidos, conduciendo a la hinchazón en los pies y tobillos. 

Este problema puede ser tanto un síntoma de condiciones médicas subyacentes, como una respuesta natural del cuerpo a ciertos hábitos de vida. Comprender las posibles razones detrás de la hinchazón en los pies en personas mayores es esencial para abordar el problema de manera efectiva y mejorar el bienestar general.

 ¿Por qué se hinchan los pies a las personas mayores?

La hinchazón de los pies y las piernas en personas mayores puede deberse a una variedad de factores, y comprender estas causas es crucial para abordar el problema de manera efectiva. A medida que envejecemos, el cuerpo experimenta cambios en la circulación sanguínea, la función cardíaca y otros aspectos fisiológicos que pueden contribuir a la retención de líquidos. 

Aquí se presentan algunas de las causas más comunes de la hinchazón en los pies y las piernas en personas mayores:

  • Insuficiencia venosa: La capacidad de las venas para transportar la sangre de vuelta al corazón puede disminuir con la edad, lo que lleva a la acumulación de líquidos en las extremidades inferiores.
  • Problemas cardíacos: Enfermedades cardíacas como la insuficiencia cardíaca pueden afectar la capacidad del corazón para bombear sangre de manera eficiente, provocando la acumulación de fluidos en las extremidades.
  • Insuficiencia renal: Problemas renales pueden llevar a la retención de sodio y agua, contribuyendo a la hinchazón en los pies y las piernas.
  • Falta de actividad física: La inactividad puede dificultar el retorno venoso y el drenaje linfático, favoreciendo la acumulación de líquidos en las extremidades inferiores.
  • Artritis: Condiciones como la artritis pueden causar inflamación en las articulaciones, afectando la circulación y contribuyendo a la hinchazón.
  • Obesidad: El exceso de peso ejerce presión adicional sobre las extremidades inferiores, afectando la circulación y favoreciendo la retención de líquidos.
  • Medicamentos: Algunos medicamentos, como los antidepresivos, los medicamentos para la presión arterial y los corticosteroides, pueden tener efectos secundarios que contribuyen a la hinchazón.
  • Postura y posición prolongada: Mantener una posición sentada o de pie durante períodos prolongados puede dificultar el retorno venoso, favoreciendo la acumulación de líquidos en los pies y las piernas.

Lesiones o cirugías: Lesiones, procedimientos quirúrgicos o problemas ortopédicos pueden afectar la circulación y contribuir a la hinchazón.

El edema, ¿por qué se produce?

El edema es la acumulación anormal de líquido en los tejidos del cuerpo, lo que lleva a la hinchazón y la expansión de la zona afectada. Esta condición puede manifestarse en diferentes partes del cuerpo, como los pies, las piernas, los brazos o incluso en áreas más internas, como los pulmones. 

La formación del edema se debe principalmente a un desequilibrio en los fluidos corporales, donde la cantidad de líquido que entra en los tejidos excede la cantidad que el sistema linfático y venoso pueden drenar y eliminar adecuadamente.

Las causas del edema son variadas e incluyen factores como la retención de agua debido a problemas circulatorios, insuficiencia cardíaca, enfermedades renales, trastornos linfáticos, inflamación por lesiones o infecciones, así como la influencia de ciertos medicamentos. 

¿Cuáles son los síntomas más comunes de las piernas hinchadas en personas mayores?

La hinchazón en las piernas es una preocupación común en las personas mayores, y reconocer los síntomas asociados es esencial para abordar cualquier problema subyacente. Los síntomas más comunes de las piernas hinchadas en personas mayores pueden incluir:

  • Edema: Aumento visible en el tamaño de las piernas debido a la acumulación de líquido en los tejidos.
  • Coloración morada o enrojecimiento: Puede haber cambios en la coloración de la piel, manifestándose como un tono morado o enrojecido, indicando posibles problemas circulatorios.
  • Hinchazón en los tobillos: La acumulación de líquido a menudo se manifiesta primero en los tobillos, causando hinchazón y sensación de pesadez.
  • Dolor o molestias: Las piernas hinchadas pueden ir acompañadas de dolor, molestias o sensación de tensión en la zona afectada.
  • Sensación de calor: La piel en las piernas puede sentirse caliente al tacto debido a la inflamación asociada con la hinchazón.
  • Limitación en la movilidad: La hinchazón significativa puede afectar la movilidad, dificultando la capacidad para caminar o realizar actividades cotidianas.
  • Aparición de úlceras: En casos más graves, la hinchazón crónica puede llevar a la formación de úlceras en la piel, especialmente alrededor de los tobillos.

Cambios en la textura de la piel: Puede haber cambios en la textura de la piel, como sequedad o descamación, como resultado de la hinchazón persistente.

 ¿Cómo evitar la hinchazón de pies y piernas en ancianos?

La hinchazón de pies y piernas en ancianos puede ser un desafío, pero adoptar hábitos de vida saludables y tomar medidas preventivas puede ayudar a reducir este problema común asociado con el envejecimiento. Aquí hay algunos consejos para evitar la hinchazón de pies y piernas en personas mayores:

  1. Mantenerse activo: Realizar actividad física regular, como caminar o practicar ejercicios de bajo impacto, favorece la circulación sanguínea y ayuda a prevenir la acumulación de líquidos.
  2. Elevar las piernas: Elevar las piernas por encima del nivel del corazón durante períodos cortos de descanso puede facilitar el drenaje linfático y reducir la hinchazón.
  3. Evitar el sedentarismo: Evitar permanecer en una posición sedentaria durante períodos prolongados, levantándose y moviéndose cada cierto tiempo, contribuye a mantener una circulación adecuada.
  4. Controlar el peso: Mantener un peso corporal saludable reduce la presión sobre las extremidades inferiores, disminuyendo el riesgo de hinchazón.
  5. Usar calzado cómodo: Utilizar calzado cómodo y de apoyo ayuda a prevenir problemas circulatorios y mejora la comodidad durante la actividad física.
  6. Limitar el consumo de sodio: Reducir la ingesta de sodio en la dieta puede ayudar a controlar la retención de líquidos, disminuyendo la hinchazón.
  7. Beber suficiente agua: Aunque parezca paradójico, mantener una hidratación adecuada puede ayudar a prevenir la retención de líquidos al estimular el sistema renal.
  8. Evitar largas exposiciones al calor: Evitar permanecer mucho tiempo en ambientes calurosos o en saunas, ya que el calor puede contribuir a la dilatación de los vasos sanguíneos y la hinchazón.
  9. Seguir las recomendaciones médicas: Cumplir con los tratamientos y recomendaciones médicas para condiciones crónicas, como problemas cardíacos o renales, puede ayudar a prevenir la hinchazón asociada.
  10. Consultar con un profesional de la salud: Ante la presencia persistente de hinchazón, es crucial buscar la orientación de un profesional de la salud para evaluar y abordar cualquier problema subyacente de manera temprana.

En conclusión, la prevención de la hinchazón de pies y piernas en ancianos implica la adopción de prácticas saludables y la atención continua a la salud circulatoria. Sin embargo, en situaciones donde la asistencia y el monitoreo constante son esenciales, SICOR teleasistencia El Corte Inglés emerge como un recurso valioso. 
Ofreciendo un servicio de atención remota, SICOR teleasistencia El Corte Inglés brinda apoyo instantáneo a personas mayores, permitiendo una respuesta rápida ante cualquier preocupación relacionada con la salud circulatoria o cualquier otro problema.

Back to news

Scroll al inicio